Miércoles, 02 de septiembre de 2015 -
Localidad

Valladolid

Provincia:
Valladolid

Región:
Castilla y León

País:
Espa√Īa

Detalles:
Valladolid (Castilla y Le√≥n / Espa√Īa). Se estima que en el siglo XIII la aljama de esta hoy importante ciudad de Castilla y Le√≥n, ya ten√≠a una numerosa comunidad jud√≠a, aunque en 1288 el rey hab√≠a prohibido la adquisici√≥n de tierras en sus alrededores, ya que tem√≠a perder as√≠ los tributos que obten√≠a en ese concepto. Desde 1221 hasta el siglo XV esa ciudad castellana tuvo una numerosa comunidad jud√≠a, que contribuy√≥ famosos apellidos a la historia medieval de Espa√Īa, como la celebrada familia Benveniste. Tambi√©n se sabe que un tal Josef ben Moses el Gerondi, que era hijo del gran cabalista gerundense Najm√°nides, fue un favorito en la corte del rey Alfonso el Sabio, un monarca liberal semejante en muchos aspectos a Jaime I de Arag√≥n. Ambos tuvieron gran consideraci√≥n con los jud√≠os, precisamente por apreciar su contribuci√≥n al desarrollo y la prosperidad de sus tierras. Aunque en 1335 Alfonso XI escrib√≠a desde esta ciudad a todos los alcaldes y concejos, anunciando la concesi√≥n de privilegios especiales a las aljamas de todo el reino, pronto cambiar√≠a el cariz de la situaci√≥n, como consecuencia de las guerras civiles en Castilla. Referente a los disturbios antijud√≠os del a√Īo 1367 en los que la turba destruy√≥ no menos de ocho sinagogas, lo que proporciona una idea de la importancia que hab√≠a llegado a adquirir esa aljama, hace constar el cronista jud√≠o Samuel ibn Zarza, a prop√≥sito de los lamentables sucesos acaecidos en la villa de Valladolid: en ‚ÄúCuando hab√≠a transcurrido medio a√Īo tras la llegada de don Pedro (Pedro I de Castilla), se rebel√≥ contra √©l la comunidad de Valladolid. Dijeron: ‚Äú¬°Viva el rey don Enrique!. Expoliaron a los jud√≠os que resid√≠an entre ellos, saquearon sus casas. No quedaron m√°s que sus cuerpos desnudos y sus tierras devastadas. Destruyeron ocho sinagogas...¬† Cogi√©ronse todas las coronas y adornos de plata (de los libros de la Ley) y a estos mismos libros hicieron pedazos y los arrojaron por los mercados y las calles‚ÄĚ. Los asaltos de las masas populares de Valladolid a las juder√≠as se amparaban, como no, en el apoyo al pr√≠ncipe bastardo Enrique de Trast√°mara, consecuencia l√≥gica de la actitud decididamente hostil a la minor√≠a jud√≠a que Enrique hab√≠a manifestado desde que comenz√≥ su rebeli√≥n contra Pedro I. Se ha borrado de la memoria la importante comunidad sefardita que alberg√≥ a lo largo de toda la Edad Media. En diciembre de 1254 contaba esta juder√≠a con varias Sinagogas. En oto√Īo de 1367, al entrar a saco el populacho en la juder√≠a al grito de ‚Äú¬°Viva el rey don Enrique!‚ÄĚ, no asesinan a ning√ļn jud√≠o pero saquean ocho sinagogas, mientras chillaban ¬°Excavad, excavad en ella hasta el cimiento!. Existe en esta capital una calle con el nombre de Sinagoga. Adem√°s de la Sinagoga existente en la calle de su nombre, se ha situado una segunda Sinagoga en la actual calle de Isidro Polo, al lado de la Plaza de los Ciegos. Andr√©s del siglo XV los jud√≠os viv√≠an en las proximidades de la plaza Mayor, entre las actuales plazas de San Miguel y de la Rinconada. En el archivo de la Chanciller√≠a, en la calle de su mismo nombre, se exhibe una ‚Äúketuba‚ÄĚ, bellamente iluminada, procedente de Torrelobat√≥n, adem√°s de abundante documentaci√≥n relacionada con los jud√≠os. En 1412 el gobierno castellano, a pedido del notorio agitador antisemita fray Vicente Ferrer, promulg√≥ en Valladolid una legislaci√≥n que coincid√≠a con la l√≠nea tradicionalmente adoptada por la Iglesia, que ten√≠a el prop√≥sito de desmoronar la vida econ√≥mica y social de los hebreos y convertirlo en un grupo aparte. Ello no obstante, en 1432 se celebra un gran s√≠nodo rab√≠nico en esa ciudad, a iniciativa del gran dirigente hebreo Don Abraham Benveniste, que era Gran Rabino de Castilla. A su t√©rmino se dictaron las takanot (ordenanzas) que pretend√≠an regular la vida de las juder√≠as, dictando normas sobre la elecci√≥n de las autoridades de las aljamas y otros asuntos administrativos. Entre ellos, uno de los principales era c√≥mo castigar a los malsines (delatores) que causaban perjuicio a las comunidades jud√≠as. Es interesante se√Īalar que estas disposiciones fueron dictadas en una mezcla de hebreo y espa√Īol, aunque la mayor parte de los textos estaban en la lengua castellana.

anterior | siguiente

VOLVER | Patrocinar esta localidad, Estado: LIBRE | Recomendar esta ficha | Buscar Localidad